CLUB DE LECTURA INFANTIL // OCTUBRE //2019

MIÉRCOLES 9 | 16.00 H

El Club de lectura infantil es un espacio para compartir la lectura recomendado para niños entre los 4 y 8 años. Este mes, Janny Medrano de la ABLIJ nos brindará una lectura del libro Una niña de Rosalba Guzmán Soriano ilustrado por Juan José Serrano Caballero.

SOBRE EL CUENTO

Ha nacido una niña que según la madre se parece a la tía Clara y, por eso, será pianista como ella; aunque papá ha notado que la niña tiene las mejillas de manzana, suaves y rosadas como las de la tía Josefina. Cada vez que la niña come, sonríe o duerme, los padres la hacen parecer a alguno de sus parientes. Lo que ellos no saben es que cada uno es como es y es lo que tiene que ser.

SOBRE UNA NIÑA

Autor: Isabel Mesa Gisbert

Publicación: Suplemento La Esquina del matutino «Cambio», 6/6/10

Presentar a Rosalba Guzmán no es hablar de cualquier autor de literatura infantil. Dedicada por exclusivo al mundo de los niños, ha escrito más de veinte cuentos y cuatro novelas extraordinarias; además ha obtenido varios premios entre el que destaca el Premio Nacional de Novela 2008. Por estas razones es que sin pensarlo dos veces me atrevo a afirmar que está entre los mejores autores nacionales, entre los que merecen una parada minuciosa ante cada una de sus obras, esas obras cuya lectura siempre vale la pena.

Comencé a involucrarme en la obra de Rosalba el año 2002 cuando decidí que mi tesis en la Carrera de Educación la haría en base a un autor de literatura infantil. De entre muchos autores, escogí la obra de Rosalba. Apenas la conocía, pero ese trabajo y otras casualidades de nuestra carrera y de la vida nos convirtieron en colegas, pero sobre todo en amigas. Si debo escoger el mejor género creativo de Rosalba, entre todos los que maneja con tanta destreza, poesía, teatro, cuento y novela; me quedo con la novela. Todas ellas con un tinte de rebeldía y un jalón de orejas hacia la sociedad en la que vivimos, muestran a calzón quitado los desaciertos de nuestra realidad: la democracia mal entendida junto a la discriminación en El planeta multilenguado, la privación de la libertad ligada a la injusticia en La revobulliprotesta, las dificultades de conocer y aceptar al otro para participar de una verdadera interculturalidad en La bruja de los cuentos, y la convivencia con todos los seres humanos en Conquistando a Lindolfo. Si bien todos son temas complejos, Rosalba tiene la virtud de pocos autores de literatura infantil: jamás subestima a sus lectores. De esa manera, temas de mucha reflexión llegan a los niños con la profundidad y la sutileza necesarios en cada caso. Pero creo que una de las cosas que más valoro en una obra infantil es el humor, y Rosalba es una maestra en ese campo.

Hoy me toca presentar su última obra: Una niña. De pronto, el título de este libro no nos dice mucho, pero es que efectivamente ha nacido una niña que según la madre se parece a la tía Clara y, por eso, será pianista como ella; aunque papá ha notado que la niña tiene las mejillas de manzana, suaves y rosadas como las de la tía Josefina. Cada vez que la niña come, sonríe o duerme, los padres la hacen parecer a alguno de sus parientes. De esa manera, el momento de escoger un nombre para la niña surge el problema, pues tendría que llamarse Josefina, Esperanza, Guillermina, Maristela, Clara, Manuela, como dice su mamá igual que la abuela Clara, la tía Josefina, la hermana Maristela, la sobrina Esperanza, la bisabuela Manuela y la tatarabuela Guillermina. En fin, nombres de las parientes de ambas familias a las que tanto se parece esta niña. Por supuesto que esta elección inicia una gran discusión entre la pareja que quiere para su hija los nombres de esos seres tan queridos en cada una de sus familias a como dé lugar. Lo que ellos no saben es que cada uno es como es y es lo que tiene que ser.

Utilizando un maravilloso juego de palabras unido al buen sentido del humor, Una niña es un libro destinado a los más pequeños pero también una gran lección para los más grandes que nos aferramos a que nuestros hijos lleven un sinfín de nombres en honor a los dos abuelos paternos, a los dos abuelos maternos, más el tío que se desvivió por nuestros hijos y la tía abuela que fue como una madre para nosotros. Cinco o seis nombres de los cuales usará uno, y a veces ni eso porque la vida es tan irónica que nuestra niña terminará con un apodo como Cata, Cami o Flaca.

Utilizando la primera persona en su narración, es la propia niña la que cuenta con gran sorpresa el origen de su nombre. Ella es fiel testigo de las dificultades que surgen entre sus padres a causa de la elección de su nombre. El lector es el único que comprende la situación de aquella criatura que lo más que puede hacer en su mundo de recién nacida para hacerse sentir es llorar. Con un lenguaje sencillo y para una mejor comprensión del pequeño lector, la autora propone pocos textos, letra grande y dentro de su estilo negrillas y aumento de punto en las partes en las que los padres elevan el tono de voz

Las ilustraciones han sido magníficamente realizadas por Juan José Serrano y expresan perfectamente lo que la autora quiso decir a través del texto. Juan José trabaja los dibujos en primeros planos, a veces muy exagerados para representar con precisión los momentos de armonía, de discusión y de desesperación. Los colores brillantes e intensos le dan el toque de color que todo cuento de niño requiere para complementar una historia.

Una niña es uno más de los libros de Rosalba Guzmán que vale la pena leer.

 

¿Dónde?

CCELP

Más actividades

octubre 2019

lu ma mi ju vi sa do
30 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 1 2 3

Relacionados