CLUB DE LECTURA CCELP MAYO

Mayo 2022

Fecha

Viernes, 27 de mayo de 2022.

Horario

17:00

El Club de lectura del CCELP propicia el análisis crítico y el debate sobre la lectura de obras clásicas y contemporáneas de Hispanoamérica.

Este mes conversaremos sobre el libro La soledad de las vocales escrito por José María Pérez Álvarez

El club de lectura se realizará el día viernes 27  de mayo a las 17:00 Hrs. La actividad es presencial. (Para las personas que no puedan asistir de forma presencial se habilitará una sala en Zoom.)

Para asistir se solicita la confirmación de la participación enviando un correo electrónico a mediateca.ccelp@gmail.com con los datos: nombre, mail y número de teléfono.

 

Sobre la obra:

En el rótulo de la pensión Lausana faltan letras. Allí malviven, entre otros, junto al protagonista borracho e insomne (que comparte habitación con el fantasma de una suicida), un joven escritor que sueña con alcanzar el éxito y rescatar a sus padres de la miseria de un Audi conducido por un chófer negro, un pintor enfermo y una mujer madura que asegura haber sido nadadora, famosa, bella y amada por Johnny Weissmuller.

Sorprende en la novela la extremada economía del decorado y, sobre todo, el habilísimo uso de la reiteración. El autor explota como nadie -abriendo un nuevo camino expresivo, que da la medida de la calidad del texto- la repetición de media docena de leitmotiv, hasta urdir un runrún impecable que se mantiene sin desfallecimientos hasta el final.

 

Biografía Autor: 

José María Pérez ÁlvarezChesi (El Barco de ValdeorrasOrenseEspaña, 1952), es un escritor gallego con la mayoría de sus obras escritas en castellano. Desconocido para el gran público y con reducida tirada en la edición de sus libros, la vida literaria de este funcionario de Hacienda sufre un cambio profundo cuando Juan Goytisolo, en la feria de libro de Madrid del año 2003, es preguntado por sus gustos literarios y da solo un título, Nembrot,​ afirmación que ratifica en Times Literary Supplement.

«A veces mis novelas surgen de una idea, una imagen, una sola frase, que me invade de repente hasta convertirse en una obsesión: sólo cuando esa idea o esa frase o esa imagen es obsesiva, creo que estoy ante algo que puede fructificar. Un día leí un letrero al que le faltaba una letra; me di cuenta de que con las restantes era imposible formar una palabra, y de ahí surgió la idea de La soledad de las vocales, la tristeza de estas letras que quedan huérfanas de sentido.»